Meditaciones por la Paz

Meditaciones por la Paz

Que la Paz sea al Norte y al Sud, al Este y al Oeste,
Que la Paz sea para todos, hacia arriba y hacia abajo,
Que haya Paz, que todo lo abarque, Paz, que todo lo penetre.

La Paz de los lagos serenos, de los tranquilos bosques,
La Paz de las tardes de verano y las noches de luna,
La Paz de los océanos calmos y los cielos siderales,
La Paz de los corazones fieles y contentos,
La Paz y las bendiciones de los Santos,
Que fluya dentro de mi, y de mí hacia todos,
Paz Paz Paz

Que no haya más: «a mí» y «mío».
Que pueda yo vivir tan solo en un Centro de Paz

Que haya Paz, que todo lo abarque, Paz, que todo lo penetre,
Paz a todos los seres, Sempiterna Paz.

Autor Anónimo

 Oh, Vida Oculta de Dios, fuera de lo cual nada puede existir!
Ayúdanos a verte en la faz de nuestros enemigos y amarte en ellos.
Así Tu Paz se esparcirá sobre nuestro mundo, y Tu Voluntad se cumplirá
al fin sobre la tierra como se cumple en el Cielo.

Annie Besant

 

Oh, Maestro de la Gran Logia Blanca, Señor de todas las Religiones del mundo,
vuelve de nuevo a la Tierra que te necesita y ayuda a las naciones que están anhelando Tu presencia.
Dí la palabra de Paz, que hace que los pueblos cesen en sus luchas;
Dí la Palabra de Fraternidad, que hará que las clases y castas se reconozcan entre sí como Una.
Ven con el Poder de Tu Amor; ven con el Esplendor de Tu Poder;
y salva al Mundo que está anhelando Tu Venida, oh Tú que eres igualmente el Instructor de Ángeles y Hombres.

JINARAJADASA

 

Que haya paz entre los dioses, en el cielo y entre las estrellas, que haya paz sobre la tierra, entre los hombres y los animales; que no nos hagamos daño; que seamos generosos unos con otros; que podamos tener esa inteligencia que habrá de guiar nuestra vida y acción; que haya paz en nuestra plegaria, en nuestros labios y en nuestros corazones.

Antigua Plegaria en sánscrito

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.